No hay que pedirle peras al olmo… pídanle medallas.

También puede gustarle...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *